Principal / Legado cultural / Máscaras / Esferas de piedra / Galería de esferas / Rincón literario / Blogs / Links

CONTACTENOS

¿Qué tamaño tienen las esferas?

BLOG DE COMENTARIOS

          

  Las mediciones nos muestran un amplio rango de tamaños, cuyo espectro varia de los 10 centímetros hasta los 2.57 metros de diámetro, por ende su pesos oscilarán desde unos cuantos kilos hasta superar las 16 toneladas.  

            La utilización de una banda tan ancha de diámetros, pesos y volúmenes en la fabricación prehispánica de esferas, amplifica también los horizontes de su uso y significación.

            La mayor cantidad de las esferas registradas concentran sus diámetros en el rango de los 80 y los 120 cm . Otras presentan tamaños superiores a los 150 cm ., las más grandes llegan a los dos metros hasta alcanzar la descomunal proporción de 2.57 metros de diámetro.  

            Esferas de aproximadamente 60 cm . y menores se convirtieron (por su relativa liviandad y fácil transporte) desde el descubrimiento de las gigantes, en el souvenir favorito de quienes visitaron y aun visitan la zona. Cientos de originales esferas livianas se encuentran hoy dispersas por todo el mundo.  

            En mis visitas al Delta del Diquís en el 2004 pude constatar que esta situación no ha cambiado mucho. Pese al gran respeto que la mayoría de los pobladores de Palmar Norte y Sur tienen por sus tesoros patrimoniales, los saqueos continúan siendo incontrolables.  

            Algunos artesanos de la zona, manufacturan hoy hermosas esferas en piedra, pero su arduo trabajo enfrenta la competencia desleal de huaqueros, quienes siguen encontrando y traficando con esferas pequeñas.  

            Esto induce a pensar en una gran producción antigua de esferas pequeñas. Posiblemente su uso esté relacionado con la fabricación de las grandes.  

            Si colocamos una esfera grande y pesada sobre un lecho dispuesto con esferas pequeñas, notaremos con asombro la relativa facilidad con que podemos hacer girar en cualquier dirección a la esfera pesada, esta facilidad aumentará conforme al grado de pulimento de las esferas, agréguese una corriente de agua y la resistencia será mínima. Se me antoja creer en un método similar usado antaño para trabajar las últimas etapas de las esferas monumentales.  

            Al observar esferas pequeñas podemos ver imperfecciones notorias en su contundencia (entre más pequeña más irregular) quizá esta imperfección no se deba a manos inexpertas, sino al posible uso antes mencionado.  

La más grande registrada.

            Cerca de la ciudad de Palmar Sur encontramos el sitio arqueológico llamado “El Silencio”, ubicado en el piedemonte de la Fila Grisera.

            En la parte media de una cuesta, elevada a más de un centenar de metros sobre el nivel de la llanura aluvial, fue descubierta el siglo pasado, en la década de los años cuarenta, “in situ” la esfera mas grande del mundo hecha por aborígenes del pasado.  

            Hasta hoy, en todo el globo terráqueo, no existe registro de ningún monolito esférico primitivo de mayor tamaño.  

            Este insólito monumento ostenta un diámetro de 2.57 metros y su peso ponderado supera las 16 toneladas.            

Tristemente la incomparable esfera se encuentra muy deteriorada. La actividad agrícola y su costumbre de quemar las parcelas para preparar la siembra, la sometió durante muchos años a elevadas temperaturas, esto y los tupidos aguaceros han provocado una lenta e indeseable exfoliación del granito (se descascara).  

            El Museo Nacional de Costa Rica en su afán de preservar el monumento, ha levantado en varias ocasiones un rústico rancho para protegerla de las inclemencias del tiempo. Pero el inevitable vandalismo se encarga de incendiar y destruir los ranchos.

            Sumado a tales desgracias, la esfera más grande del mundo, es “pellizcada” constantemente por cuanto turista la visita para llevarse un pedacito de ella como recuerdo.  

            El sitio arqueológico donde es atormentada “la esfera del silencio” ha sido inspeccionado en forma minuciosa. Sus inmediatos alrededores no presentan asentamientos humanos primitivos, únicamente se hallaron fragmentos dispersos de material cerámico y algunas hachas de forma acinturada.  

            Emplazar semejante esfera en tan empinado terreno, requirió sin duda de un gigantesco esfuerzo colectivo, altamente organizado. El sitio debió tener un significado muy especial para los “Dikís” quizá conmemorativo o simbólico.  

Ojala las autoridades del Museo Nacional se decidan de una vez por todas a restaurar tan importante monumento y se le de la protección que merece, de lo contrario en pocos años la esfera más grande del mundo, será tan solo un peñasco amorfo.  

            Regresando al tamaño de los monumentos se considera este en relación al estatus socio económico de cada aldea.

            Pero las esferas monumentales no fueron exclusivas de los grandes centros de asentamiento precolombino. Se han encontrado esferas de considerable tamaño en vestigios de aldeas pequeñas, ubicadas en el circuito aledaño al mega sitio de Palmar.  

            El aumento en la dimensión de las esferas se relaciona con los cambios culturales, registrados en la región por los años 700 u 800 después de Cristo. A partir de aquí no solo aumenta su producción, sino además se incrementa notablemente el tamaño. El surgimiento de la metalurgia corresponde a ese periodo, facilitando con sus nuevas tecnologías la fabricación de esferas más grandes y numerosas.  

Bajo el manto de aluvión

            Algunos exploradores no descartan la esperanza de encontrar en el Delta, esferas de igual o superior tamaño a la mayor registrada.  

            Los suelos blandos de la región abren la posibilidad, nada utópica, de localizar reliquias superiores a las 10 toneladas, sepultadas por los años en las tierras del Diquís.

            El terreno donde descansa la gran esfera de “El Silencio”, fue acondicionado desde épocas pretéritas para soportarla. Hoy podemos observar, como dicho soporte, después de cientos de años, esta cediendo a tan descomunal peso.

            Los suelos de las laderas montañosas son mucho más compactos en relación a las llanuras aluviales, razón por la cual una gran parte de esferas pesadas fueron descubiertas semi enterradas, algunas sólo mostraban una pequeña corona superior y otras fueron halladas por excavación. La existencia subterránea de esferas pesadas es desde cualquier punto de vista, más que factible. Por tanto el record ostentado por “El Silencio” puede ser igualado e inclusive superado en cualquier momento.

 

ANTERIOR ÍNDICE SIGUIENTE

Principal / Legado cultural / Máscaras / Esferas de piedra / Galería de esferas / Rincón literario / Blogs / Links

 

 © Alberto Sibaja Álvarez. San José, Costa Rica ® Siböwak

albertosibaja@costarricense.cr