Principal  / Esferas de piedra / Donaciones/ Galería de esferas / Reportajes / Videos/ Rincón literario/ Links

(Capítulo III)

El Delta del Diquís

 

“Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas”

Tagore (1861-1941)

 

Ilus.3-1.Mapas rediseñados a partir de

Imágenes satelitales

 

 Para ubicarnos en la región geográfica donde se desarrolló la deslumbrante cultura amerindia responsable de las esferas, anotaremos:

 

El Delta del Diquís o Delta Sierpe-Térraba, ubicado en la Costa Pacífica al sur de Costa Rica, es uno de los más importantes de América Central.

 

Su formación la originan el Río Grande de Térraba y el Río Sierpe, ambos descargan sus caudales en el océano Pacífico. El Diquís o Grande de Térraba colecta las aguas en descenso de innumerables ríos de la cordillera de Talamanca. Esta es la cuenca hidrográfica más extensa de todo el país.

 

Por su lado el río Sierpe, de menor caudal, nace en una laguna ubicada en el mismo Delta, le son tributarias las aguas de varios ríos y quebradas que desguindan de las serranías de la península de Osa.

 

             Ilus.3-2. Desembocadura del Río Sierpe (2007)

 La extensa llanura aluvial se ubica, a nivel geográfico, en una posición estratégica desde donde el traslado por tierra o mar, a los lugares que van del Golfo de Chiriquí (Panamá) hasta el Golfo de Nicoya al norte de Costa Rica y las islas cercanas a la costa, fue más que posible. Las costas e islascercanas al Delta fueron un importante centro de intercambio cultural y de comercio precolombino.

 

Los fecundos suelos del Delta dieron prosperidad a la agricultura. Toda la llanura estuvo colmada de abundante variedad de flora y fauna. Además, los más ricos yacimientos de oro de todo el país se ubican en las franjas aledañas.

 

La ocupación aborigen en estas tierras data, cuando menos, de tres mil años, antes de la era cristiana. Su paisaje selvático fue borrado y reemplazado en la década de 1940 por plantaciones bananeras, pero parte del panorama cultural amerindio subsistió bajo las densas capas de sedimentos, provocadas por las inundaciones cíclicas del Río Grande.

 

Ilus.3-3. Mapas rediseñados a partir de

Imágenes satelitales.

El clima se alterna en dos estaciones: seca (de diciembre a marzo) y lluviosa (el resto del año) con una precipitación de 2500,mm. y una temperatura de 26.5 ºC  de promedio anual.

 

 El Delta del Diquís, dominio hierático de las esferas de piedra, constituyó un importante centro de producción, un núcleo de convergencia de ideas, comercio y conocimientos para la baja Centroamérica. Donde se desarrollaron extensas poblaciones humanas, organizadas bajo el dominio de un poder central (reyes y sacerdotes) que imperó sobre las diversas castas sociales de escalonados estratos.

 

Los aborígenes del Diquís alcanzaron un alto nivel productivo, por la agricultura y el uso de la rica gama de recursos que posee la región, posibilitándolos para la acumulación de excedentes, con ello el holgado sostenimiento de una casta real y sacerdotal y por supuesto un extenso gremio de artesanos especializados en la producción de objetos de alta elaboración.

 

Estos artesanos expertos, desarrollaron estilos propios, con gran riqueza en la forma de sus creaciones y un dominio sorprendente de las técnicas, así lo evidencian los objetos de oro, la alfarería y la escultura en piedra encontrados en las milenarias llanuras del Diquís.

Ilus.3-4.  Desembocadura del Río Térraba (2007)

 

Son tres los impresionantes hallazgos en el Delta y sus alrededores, los que han llamado la atención de la arqueología y la antropología mundial. Se trata de representaciones consideradas como muy particulares (únicas) dentro de las civilizaciones prehispánicas del continente americano.

 

La primera de ellas, a la cual dedicaremos el énfasis de este libro, son las monumentales esferas de piedra, cuyo gran tamaño, perfección, fino acabado y extraños alineamientos no tienen parangón en el continente americano ni en el resto del mundo.

 

El segundo componente que atrae la atención de los investigadores, son las portentosas estatuas aplanadas de base de espiga (de hasta dos metros de altura) representando hombres y mujeres, luciendo máscaras zoomorfas y extraños tocados. Monumentos de estilo tan específico, no se han encontrado iguales fuera del área del Diquís.

 

El tercer elemento lo constituye la metalurgia peculiar de esta circunscripción geográfica. Dicha metalurgia despliega técnicas y maneras singulares, de muy alta elaboración y gran contenido mitológico.

Ilus.3-5. Collage “Oro, esferas y espigas” (Siba 2010)

 

Estas representaciones distintivas están ligadas al descubrimiento (en la misma zona) de los restos de grandes y prolongados asentamientos humanos. La gran cantidad de montículos empedrados, (basamentos habitacionales y ceremoniales) plazas públicas, cementerios, calzadas, etc., dan evidencia de ello. Los hallazgos alertaron a los primeros investigadores quienes pronto conjeturaron la presencia antigua de un sofisticado asentamiento aborigen. Posteriores excavaciones demostraron que aquella ciudad amerindia se desplegó por más de 800 hectáreas. La región es aun explorada y se le conoce como el mega-sitio Térraba-Sierpe.

 

Hoy es un hecho arqueológico: El Pacífico Sur de Costa Rica, albergó a una desarrollada cultura indígena, estructurada con una eficiente organización política, religiosa, económica y social. Dicha cultura esparció sus dominios por toda la llanura aluvial y alrededores del territorio.

 

Hablamos de una sociedad compleja, una nación que manejó los aspectos ideológicos y simbólicos, capaces de organizar, consolidar y hacer funcionar de manera óptima su consistente reino.

 

Ilus.3-6. excavación en Finca 6 (2005)

 Un pueblo con el desarrollo tecnológico, agrícola, político y comercial, necesario para mantener con solvencia a grupos de artesanos especializados, donde sus obras monumentales (esferas y estatuas megalíticas) formaron parte de un conjunto místico y social de emblemas públicos, entregados por sus gobernantes al pueblo, para el usufructo de la colectividad.

 

 

Lamentablemente esta espléndida zona arqueológica ha sufrido intensos saqueos. En la vasta llanura aluvial donde se encuentran los principales yacimientos de interés arqueológico, se cultiva de manera extensiva (banano, cacao y palma africana) desde finales de los años 1930.

 

Los saqueos vernáculos y la agricultura transnacional constituyen el mayor tropiezo para las investigaciones en el Delta, esto debido a la pérdida irreparable de información arqueológica de medular importancia.

 

Si bien se han encontrado y recuperado gran cantidad de piezas, su estudio se ve limitado debido a la destrucción del contexto en que se hallaban originalmente.

 

Ilus.3-7. Aproximación gráfica de una de las estructuras

arquitectónicas excavadas en el Delta del Diquís

(2007)

 Pero las investigaciones continúan y cada proyecto de excavación ensancha  los horizontes del conocimiento y arrojan más luz acerca de esta enigmática civilización, de la cual desconocemos su nombre. De tal manera y para efectos de comunicación, nos referiremos a estos desaparecidos grupos humanos, hacedores de esferas, con el nombre de “Los Dikís”

 

 

 

ANTERIOR ÍNDICE SIGUIENTE

 Principal  / Esferas de piedra / Donaciones/ Galería de esferas / Reportajes / Videos/ Rincón literario/ Links

 © Alberto Sibaja Álvarez. San José, Costa Rica ® Siböwak

sibowak@gmail.com

 www.sibowak.com