Principal  / Esferas de piedra / Donaciones/ Galería de esferas / Reportajes / Videos/ Rincón literario/ Links

(Capítulo XV)

El parque temático de las esferas

 

“A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar,

pero el mar sería menos si le faltara una gota”.

Madre Teresa de Calcuta (1910-1997)

 

Ilus.15-1. Afiche publicitario

distribuido por el MNCR en 2003

La obtención de un parque temático para las esferas, en la Zona Sur Costa Rica, aparte de ser una idea maravillosa, será un logro indispensable para la preservación y estudio de estas esculturas.

 

            La primera fase del proyecto consiste en la repatriación de las esferas. El objetivo es recongregarlas hacia su contexto natural, cuyo origen geográfico, étnico y por tanto cultural, empezará por dar una idea del designio de su presencia.

 

            Dicha fase dio su primer paso con el retorno de ocho esferas en octubre de 1999. Iniciativa liderada por el Museo Nacional, encabezado entonces por la señora Melania Ortiz, con la participación de la sociedad Landsmarks, organismo internacional, creado para la protección de monumentos históricos en todo el mundo. Además dieron su colaboración: la Universidad de Yale, la Universidad de Pennsylvania, el Ministerio de Cultura Juventud y Deportes y el señor Jorge Jiménez Deredia, quien es el merecido padrino del proyecto. Unidos a tan histórico ideal está la comunidad y municipio de Osa.

 

            El claro propósito, a partir de este primer fruto, fue el de continuar con el rescate de más esferas.

            No se vislumbraron mayores problemas (aparte de los tediosos tramites burocráticos) para recuperar las exhibidas en instituciones gubernamentales.

 

            Por otro lado las diplomáticas peticiones hechas a personas e instituciones privadas, quienes conservan esferas, no tuvieron desde el inicio respuesta positiva por parte de la mayoría de los detentadores privados. Pese a que la ley # 6703 de patrimonio nacional arqueológico, (28 de diciembre de 1981) declara a estas esculturas precolombinas como propiedad del Estado. Incluyendo las adquiridas por particulares después de la vigencia de la ley Nº 7 del 6 de octubre de 1938.

 

            Como quiera que las esferas fueran descubiertas a finales de 1939, todas y cada una de ellas constituyen patrimonio arqueológico nacional y no son propiedad privada de nadie.

 

Ilus.15-2. Por más de 50 años, la empresa Matra en San José, a conservado en sus instalaciones privadas, estas esferas monumentales, provenientes del Delta del Diquís y patrimonio arqueológico nacional. (Siba 2008)

            Según esta ley, toda persona (física o jurídica) que posea esferas de origen prehispánico, será responsable de su conservación y deberá garantizar su integridad.

           

 

No obstante mi criterio es: Toda esfera de piedra prehispánica, que se encuentre fuera de su contexto original (el Valle del Diquís y su amplio perímetro arqueológico) debe de ser repatriada. La triste realidad es que tanto instituciones públicas, empresas privadas o individuos particulares, quienes se apropian de estos monumentos patrimoniales, se niegan a devolverlos.

 

 

 

 

 

 

 

Patrimonio de la humanidad

En todo el mundo, la idea de declarar: Patrimonio de la Humanidad, a las esferas de piedra de Costa Rica, adquiere cada día más adeptos. (Este libro pretende si disimulo y hasta desesperadamente. Motivar la defensa y conservación de tan evidente legado ancestral)

 

 La actual y acrecentada conciencia, en muchos sectores de la comunidad mundial, de que una mejor preservación de las culturas y civilizaciones que nos antecedieron en la historia, es de medular importancia para el armónico desarrollo de toda sociedad contemporánea, motiva a estudiosos y laicos a la protección internacional de irremplazables tesoros culturales. Herencias maravillosas de un pasado común, repartidas en los diversos puntos geográficos de la mágica anatomía planetaria.

 

Las esferas de piedra del Delta del Diquís constituyen uno de esos tantos y rescatables legados ancestrales.

 En febrero del 2003 el señor Koichiro Matsuura, director general de la UNESCO, visitó Costa Rica. En una entrevista oficial con el entonces ministro de cultura, este alto dignatario de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, manifestó su gran fascinación por las esferas precolombinas y motivó al gobierno tico a incluir estos inigualables monumentos en la lista de candidatos a ser declarados patrimonio de la humanidad. El Centro de Patrimonio Mundial de la UNESCO lleva a cabo la declaratoria de lugares considerados como de relevancia excepcional y por lo tanto de importancia mundial.

Ilus.15-3. Indudablemente las esferas precolombinas

Lucen muy bien en los jardines públicos o privados de todo

 país,pero su repatriación se hace indispensable si queremos

acercarnos a la comprensión de su real naturaleza.(Siba 2009)

 

 Desgraciadamente los conocimientos adquiridos por nuestros profesionales en los últimos 16 años de investigaciones no fueron suficientes para presentar una sólida propuesta a la UNESCO. La fecha límite de presentación, venció en junio de 2006. Ésta debía incluir un estudio del contexto cultural, social y natural de las esferas, así como un plan de manejo de la región y de protección del bien patrimonial.

 

Ilus.15-5. Patrimonio Mundial

Como hemos dicho las esferas fueron descubiertas a finales de la década de los años 30, pero no es sino después de más de medio siglo (1991), cuando el Museo Nacional de Costa Rica, inicia oficialmente sus estudios arqueológicos y antropológicos en torno a las esferas y la cultura aborigen responsable de su manufactura.

 

La compleja presentación de candidatura de las esferas fue pospuesta y los expertos costarricenses se concentraron en las investigaciones de nuevos hallazgos arqueológicos en el Delta y en el mejoramiento del marco legal para proteger el patrimonio arqueológico

 

Por fortuna en 2009, dentro del seno de la UNESCO, nace una nueva iniciativa temática, denominada “Prehistoria y Patrimonio Mundial” Dicha iniciativa se aleja de la vieja tendencia de considerar solo aquellos sitios poseedores de imponente arquitectura monumental y por tanto de gran afluencia turística. Avizorando nuevos objetivos y ángulos de interés, ésta reformadora tendencia valora incluir dentro del Patrimonio Mundial, aquellos sitios que sean capases de comunicar un valor universal excepcional.

 

La nueva visión de UNESCO, (promovida por nuevos visionarios) revive la posibilidad de insertar dentro de tan prestigiosa lista, a las esferas de piedra de Costa Rica.

 

En marzo de 2010 regresa una delegación de nueve especialistas en arqueología, antropología, geología, ciencias del medio ambiente y cultura, para revalorar el potencial patrimonial de los tesoros prehispánicos del Delta del Diquís. Esta comisión de expertos fue encabezada por la misma jerarca de la “Unidad de América Latina del Centro del Patrimonio Mundial de la UNESCO” señora Nuria Sanz.

Ilus.15-4. Sede de la UNESCO (UNESCO 2010)

 

Es indudable que el valor universal de las esferas de piedra de Costa Rica y sus contextos arqueológicos del Pacifico Sur del país, reúnen sobrados méritos para ingresar al elenco del patrimonio mundial. Su aporte a la historia y cultura global es incuestionable, sin embargo sabemos que este es un proceso lento y por demás exigente.

 

Esta en manos de los funcionarios del Museo Nacional, concluir y presentar el expediente que justifique, ante el Comité de Patrimonio Mundial, constituido por delegados de 186 países, el derecho que tienen las esferas de piedra de Costa Rica de formar parte del Patrimonio Mundial.

 

Esta inminente declaratoria, es una muy mala noticia para los codiciosos detentadores de esferas, porque se cerrarán todas las fisuras de la ley # 6703 de patrimonio arqueológico. Pues aquellos bienes arqueológicos que no estén perfectamente conservados o protegidos a nivel nacional no podrán ser sometidos a un tratado de derecho internacional.

 

Cán Basát Rójc

Ilus.15-6. Poblado de Boruca, Cantón de Osa. (Siba 2007)

 

Haciendo justicia a los pobladores aborígenes del país, se bautizó el futuro parque con el nombre: Cán Basát Rójc, (esfera de piedra en lengua Boruca)

 

El proyecto inicia rodeado de entusiasmo y buenos augurios. La Cooperativa de producción agropecuaria SURCOOP, dona 10 hectáreas de la conocida “Finca 6”.  Espacio que formó parte de la capital arcaica de los legendarios “Dikís”           

 

            En esta área precisa se conservan, en el sitio de su descubrimiento, varias esferas, e impresionantes edificaciones prehispánicas.

 

 Aquí se planean construir las instalaciones centrales del Parque Temático de las Esferas, desde donde se brindará información arqueológica acerca de los monolitos y pueblos indígenas que habitaron el Diquís.

 

            Será además el centro idóneo para propiciar investigaciones intensivas y de alto nivel en la zona, generando la posibilidad de continuar la búsqueda de orígenes y significados de tan ancestrales esculturas.

                       

A partir de este eje se consolidaran otros sitios arqueológicos, mediante la compra de los terrenos donde se ubican, creando en la zona todo un circuito de espacios con esferas. 

 

Objetivos estratégicos

Ilus.15-7. Palmar Sur. Rótulo.

Entrada a Finca 6 (Siba 2007)

Se trabaja por integrar principalmente, cuatro sitios estratégicos emplazados en el Delta:

1) Finca Seis (P-254-F6)  Ubicada en la llanura aluvial, las 10 hectáreas de F.6. donadas al Museo Nacional, es el sitio arqueológico mas estudiado de todo el Delta, aquí los arqueólogos pueden trabajar sin las angustias de posteriores usos del suelo para agricultura intensiva o edificaciones privadas.

 

Ilus.15-8. Una de las cinco esferas en alineamiento original

preservadas en Finca 6. Palmar Sur (Siba 2007)

Las excavaciones en este lugar han producido sorprendentes hallazgos: basamentos arquitectónicos, zonas funerarias, botaderos de cerámica y lítica etc. además es en Finca 6 donde se conservan “in sito” los dos únicos alineamientos de esferas sobrevivientes de la época prehispánica. Finca 6 se encuentra dentro del mega sitio Palmar-Sierpe y se sabe que en épocas prehispánicas, mas de 1000 hectáreas de las llanuras del Diquís, fueron densamente ocupadas. Por tanto, todos los hallazgos presentes y

futuros que nos develen las 10 hectáreas de F.6, representan tan solo el 1% de los tesoros arqueológicos que subyacen en el mega sitio.

 

 

2) Batambal (P-299-Bt),  punto estratégico poseedor de esferas y montículos además de una arrobadora vista hacia las tierras bajas. Actualmente en esta zona existe un asentamiento de indios borucas, asunto que no reviste el menor problema, pues la nación Brunca es un fuerte aliado en esta ofensiva.

 

3) El Silencio, (P-257-ES)  localizado en el pie de monte de la Fila Grisera, de Palmar Sur, posee la esfera más grande registrada (2.5 m.diámetro). La recuperación de este sitio es urgente, pues la esfera se deteriora con gran rapidez.

 

4) Grijalba. (P-260-Gj)  Se ubica en las afueras de ciudad Cortés. La finca de los Grijalba, es rica en hallazgos arqueológicos. Allí se espera continuar con el análisis de vestigios para comprender mejor la cultura artífice de las esferas.

 

  

Espectáculo incomparable

Ilus.15-9. Tercer sector del Parque. F6, donde se vienen ubicando las

esferas recuperadas por el MNCR (Siba 2007)

De la misma forma en que los monolitos esféricos de Delta del Diquís, son únicos en todo el orbe, el parque temático de las esferas será un atractivo sin par.

 

            Con él se atraerá la atención de viajeros, provenientes de todas las latitudes del mundo, quienes tendrán la oportunidad de disfrutar de uno de los legados históricos, más singulares de toda la América prehispánica.

 

            Uno de los más grandes atractivos del parque, además del museo consagrado a los tesoros de la región, será el poder admirar allí las sorprendentes alineaciones que algunos racimos de esferas exhibieron en su glorioso pasado. Se pretende reconstruir las colocaciones antiguas, basándose en los estudios, mediciones y cartografías realizadas en la década de los años 40, por Lothrop y Stone.

 

El restablecimiento de las alineaciones originales, aparte de ser un espectáculo colosal, permitirá explorar su significado en relación con la luz sideral (solsticios, equinoccios, constelaciones, etc.)

 

Sin embargo debido a las exploraciones intensivas previstas en F6, estas recreaciones de alineamientos deberán de ser exhibidas en algún otro sitio dentro del Delta del Diquís.

 

Ilus.15-11. Finca 6. Gracias al rescate del Departamento de

Historia Natural, el entorno forestal de estas esferas, cada ves

se acerca más, al ámbito natural en que la vieron los pobladores

originales del Diquís (Siba 2010)

El Departamento de Historia Natural ya ha identificado la flora original de la zona iniciando el rescate de la vegetación, las diez hectáreas de Finca 6, pronto se verán como una isla, recuperada en el tiempo, en medio de un océano de plantaciones de banano y palma africana.

 

 

También están debidamente identificados los cuatro sectores que conformaran el parque. El primero de ellos alberga el amplio espacio donde descansan desde épocas prehispánicas, cinco inmensas esferas que sepultadas bajo el manto de aluvión, ocultaron su presencia hasta la década de 1990.

 

El segundo sector se ubica donde entre el 2005 y el 2007 se descubrieron dos reveladoras estructuras arquitectónicas, idénticas en diseño y tecnología de construcción, separadas unos 80 metros una de otra. El particular estilo de las edificaciones no se había visto en anteriores excavaciones, en ninguna parte del territorio nacional, tampoco se han reportado obras similares a ésta a lo largo del continente.

 

En el tercer sector del parque se han venido ubicando las distintas esferas recuperadas de diversos lugares, mostrando hoy una creciente cosecha.

 

El cuarto y último sector se ha dispuesto en un área que se caracteriza por hallarse en ella grandes cantidades de fragmentos cerámicos y líticos.

 

  

Exhortación

Insto a todas aquellas personas, -nacionales y extranjeros- concientes de la necesidad de rescatar para la posteridad este preciado tesoro universal, colaboren con él.

 

            Hay mucho camino por delante y mil formas de ayudar: Reportar esferas en manos privadas; declarar si hay abandono o descuido; denunciar saqueos y trasiegos ilegales; colaborar en la compra de terrenos que posean sitios arqueológicos, etc. etc. etc.  Hay muchas maneras de apoyar tan insigne iniciativa.

           

            La única institución autorizada para canalizar los aportes públicos o privados para el “Parque Temático de Las Esferas” es el Museo Nacional de Costa Rica.

 

Ilus.15-12. Tercer sector del Parque. Ubicación provisional de esferas decomisadas (Siba 2010)

 

 

 

    

Jorge Jiménez Deredia

El Embajador de las Esferas

 

 “Lo que le da su valor a una taza de barro es el espacio vacío que hay entre sus paredes”

Lao-tse (-570 a -490)

Ilus.15-13. Jiménez Deredia

 

En la década de 1990, al enterarse de renovado interés por parte de Museo Nacional en las esferas de piedra, Jorge Jiménez Deredia no dudó en ofrecer su apoyo incondicional.

 

            Este afamado escultor costarricense ha inspirado gran parte de su obra en los milenarios monolitos esféricos del Diquís.

 

            Conociendo el propósito del Museo: proteger y dar a conocer al mundo las esferas. Deredia quiso participar activamente en el proyecto, el cual fue originalmente bautizado “Plenitud Bajo el Cielo” nombre que utilizará más tarde el reconocido crítico francés, Pierre Restagny para titular una hermosa monografía dedicada al escultor herediano.

 

            Luego de colocar su obra: la escultura de San Marcelino de Champagnat, en la fachada externa de la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, y ser reconocido como el primer escultor latinoamericano en lograrlo, la fama internacional del artista se catapultó.

 

Desde entonces a utilizado todos los foros para dar a conocer las esferas del Diquís y promover el proyecto. Mismo que adquirió la forma de Parque Temático.

 

Para Jiménez Deredia este será un parque místico, ideal para la meditación y la reflexión, en él se podrá sentir la majestuosidad del universo y de la vida. Plenitud bajo el cielo.

Ilus.15-14. Esfera ancestral, en la visión moderna de

Jiménez Deredia

            El esplendor de las esferas prehispánicas lo impresionaron desde niño. Hoy en la madurez de su vida, lo continúan inspirando.

 

            -La transformación de la piedra – nos dice el escultor- es una metáfora del eterno proceso de transmutación del cosmos. Amo lo que no es complicado. Complicado significa literalmente “con pliegues” y simple “sin pliegues” admiro la escultura esférica de los antiguos Borucas por ser simple y pura.

 

En una entrevista especial, hecha por el periodista Camilo Rodríguez Chavarri, el 15 de noviembre de 2003, escuché al escultor decir, entre otras interesantes manifestaciones, lo que a continuación les trascribo:

 “Desde que tenía 9 años me encontré con las esferas. Fue en 1985 cuando tuve el primer encuentro con el arte Boruca, con una intención de estudio. Siempre me encantaron. Siempre supe que había algo especial en las esferas, y que tenía que ver con el ser, con la espontaneidad del hombre. En 1985 entiendo que ese mensaje tiene que ver con la alquimia y la transmutación…

Ilus.15-15. Plenitud Bajo el Cielo

La decodificación de la alquimia de las esferas precolombinas ha sido fundamental en mi vida. En las esferas hay un mensaje espiritual. He logrado entenderlo gracias a la psicología analítica. Me siento feliz con la decodificación de su alquimia…

Estaba tratando en entender mi propio inconsciente colectivo, y encontré en la esfera precolombina un mensaje de armonía…

Con las esferas entendí la dimensión de mi espiritualidad y la espiritualidad de mi pueblo…

 

En mi escultura estoy recuperando este símbolo de la esfera precolombina. El objetivo es crear nuevos puentes con un nuevo lenguaje. Por eso, hablo de recuperar la identidad cultural de los costarricenses…

Ilus.15-16. Puente de Luz

Las culturas indígenas de Costa Rica pusieron al hombre en el centro del universo. Contienen una visión de 360 grados. Los borucas crearon un arte que se convierte en símbolo. Para entender lo que lograron con las esferas hay que tener, a la vez, una predisposición religiosa y una mente abierta…

El mensaje de las esferas es un mensaje hermético. El mensaje está codificado por los chamanes. Se equivocan quienes tratan de decodificar con otro tipo de mensaje. El problema es que los arqueólogos se preocupan mucho por los aspectos secundarios… Se preguntan, entre otras cosas, cómo es que hacían las esferas, con cuáles instrumentos. Eso no era lo importante para los indígenas…

Mi objetivo es que se declare a las esferas precolombinas como patrimonio de la humanidad.”

            Para conocer mas a fondo la obra y el pensamiento de este gran escultor costarricense, recomiendo la extensa entrevista de Geppe Inserra  titulada “Génesis Puente de Luz” Publicada en 2004 por: Bandecchi & Vivaldi. Dicha obra y las imágenes de sus esculturas están disponibles de manera gratuita, en versión digital, en el portal oficial del escultor: www.deredia.com

Ilus.15-17.  Esfera ancestral, en la visión moderna de Jiménez Deredia

 

ANTERIOR ÍNDICE SIGUIENTE

 Principal  / Esferas de piedra / Donaciones/ Galería de esferas / Reportajes / Videos/ Rincón literario/ Links

 © Alberto Sibaja Álvarez. San José, Costa Rica ® Siböwak

sibowak@gmail.com

 www.sibowak.com