Principal / Legado cultural / Máscaras / Esferas de piedra / Galería de esferas / Rincón literario / Blogs / Links

CONTACTENOS

HALLAZGO REVELADOR

BLOG DE COMENTARIOS

Hallan particular vivienda precolombina en Palmar Sur

Periódico La Nación, 7 de agosto 2005

Conjunto habitacional tiene la mayor rampa de acceso en el país
Data del año 1.000 d. C. y sorprende su buen estado de conservación

Doriam Díaz
ddiaz@nacion.com

Palmar de Osa. Los arqueólogos del Museo Nacional de Costa Rica hallaron las bases de una vivienda precolombina única hasta el momento: no es redonda, sino que tiene forma de ocho.

También posee un muro de piedra de río que la levanta 1,5 metros sobre el suelo y conserva una rampa de acceso -la mayor hallada en el país- de 18 m de largo.

Este hallazgo fue realizado por los especialistas de esa institución durante la primera excavación arqueológica de gran envergadura que se realiza en la última década en Finca 6 en Palmar Sur.

La investigación se efectúa en las 10 hectáreas que el Museo Nacional tiene en la zona, las cuales están inmersas en un megasitio arqueológico que abarca desde Palmar hasta Sierpe.

Toda la información obtenida en esta excavación, que será cerrada esta semana, servirá para enriquecer la candidatura a Patrimonio de la Humanidad de las esferas de piedra precolombinas y la sociedad que las produjo en la zona sur de Costa Rica.

Dicha propuesta la hará el próximo año el Museo Nacional a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Diferente a otros. Según Adrián Badilla, arqueólogo que dirige la excavación, este conjunto habitacional es especial desde el punto de vista de su construcción y de su estado de conservación.

Se trata de la base de un palenque precolombino, donde no solo estuvo una choza de 25 metros de diámetro sino también un espacio de trabajo.

Con el fin de protegerla de las inundaciones del río Térraba -originalmente llamado Diquis, que significa "agua grande"-, el conjunto se levantó 1,5 metros sobre el nivel del suelo con un muro de piedra de río. Para tal muralla se usaron rocas del mismo Térraba puestas en filas y una sobre otra.

Esta casa precolombina tiene una rampa de acceso de 18 metros de largo, la cual es única en Costa Rica. "Es una entrada muy amplia , que contrasta con otras evidenciadas en el país", detalló Badilla.

Según Badilla, la complejidad de la construcción hacen pensar que perteneció a un personaje con gran poder político, social y religioso, quizá un cacique.

Si bien es cierto, algunas partes del muro de piedra muestran cierto desplazamiento debido a las inundaciones, la estructura está en buen estado de conservación.

"A pesar de la actividad bananera y de lo saqueada que ha sido la zona por los huaqueros, el conjunto habitacional se encuentra en muy buen estado de conservación. Ayudaron a esto las inundaciones del río Térraba, las cuales arrastraron sedimentos que sirvieron para protegerlo", agregó el arqueólogo.

Además de esta estructura, los especialistas encontraron un metate y una vasija en el lugar.

De interés

Contra reloj: El Museo Nacional tiene hasta junio del 2006 para presentarle a la Unesco la candidatura para Patrimonio de la Humanidad de las esferas de piedra con un estudio de su contexto cultural, social y natural, así como una propuesta de manejo de la región y de protección del bien patrimonial.

¿Quiénes eran? Los indígenas que poblaron el delta del Diquis son los ancestros de los actuales borucas. En la zona hubo varios cacicazgos, entre ellos el del Osa, Turucaca y el de Coctu.

Poco estudiada: Hasta mediados de los años 80, la zona sur era la menos estudiada por los arqueólogos. Según Francisco Corrales, director del Museo Nacional, se creyó que la intensiva actividad agrícola y el enorme huaquerismo la habían dejado completamente empobrecida para su estudio científico.

Extensa evidencia: Los arqueólogos han encontrado evidencia de presencia de los indígenas precolombinos (bases de viviendas, cementerios, vasijas, metates, hachas) en 900 hectáreas entre Palmar Sur y Sierpe.

 

Los arqueólogos Adrián Badilla -de cuclillas- y Javier Artavia hicieron un registro de la posición de cada roca en la rampa hallada.
Freddy Solís

Comunidad se involucra en proyecto

Tras la partida de la Compañía Bananera de la zona sur a principios de los años 80, aquella se convirtió en una de las regiones más deprimidas del país. Ahora la comunidad de Osa apuesta al plátano de exportación y también al turismo que sea atraído por las esferas y otros restos arqueológicos.

"Todos estamos inmersos en este proyecto de mostrar nuestra herencia indígena. Es de vital importancia, no solo porque rescata nuestra historia a través de los vestigios, como las esferas y esos conjuntos habitacionales, sino también porque podremos atraer turistas... todo redundará en mayor desarrollo", aseguró Franklin Obando, de la Cooperativa de Productores de Plátano para la Exportación (Surcoop).

Y agregó: "Osa es uno de los cantones más ricos en biodiversidad y en cultura, pero uno de los más pobres del país. Esto es potencialmente una oportunidad más para salir adelante".

La de Osa no es una comunidad miope: acepta que uno de los grandes problemas que aún existe en la región es el saqueo de sitios arqueológicos -"huaquerismo"-; no obstante, tratan de combatirlo a través de denuncias y protección.

Con el apoyo de Surcoop, el Museo Nacional abrirá un espacio de exhibición en una típica casa de la zona bananera. Dicha estructura será arreglada y restaurada en los próximos días para albergar una exposición de documentos, fotografías y objetos relacionados con el quehacer bananero y la historia indígena.

Entrevista: Francisco Corrales, Director del Museo Nacional de Costa Rica

Las excavaciones sirvieron para aportar datos a la postulación a Patrimonio de la Humanidad de las esferas de piedra y su contexto, y para derribar mitos y conocer más a nuestros antepasados.

'Estamos cerca de sociedad creadora de las esferas'

¿Cuál es la trascendencia de lo hallado en estas excavaciones?

Lo más importante es que, a pesar de que han pasado varias décadas desde la actividad bananera y a pesar del 'huaquerismo', encontramos estructuras arqueológicas en buen estado y con dimensiones impresionantes: una casa de 25 metros de diámetro con una rampa de acceso de 18 metros.

"Las constantes inundaciones del Térraba fueron dañinas, pero al cubrir estas estructuras con sedimento crearon una capa de protección que ha sido de gran ayuda para conservar el gran sitio arqueológico que existe entre Palmar y Sierpe. Esto nos permite que el lugar reúna las condiciones adecuadas para ser conservado y declarado Patrimonio Mundial".

¿Qué tipo de conocimiento arrojaron estas investigaciones?

Nos permite continuar en el proceso de entender a la sociedad que fabricó las esferas de piedra, así como las particularidades sociales, políticas y religiosas alrededor de un artefacto tan particular como las esferas.

"Esta área de vivienda hace conexión con el área de esferas de piedra, que estaban en una especie de plaza, y con el área de basureros y de cementerios".

¿Qué mitos sobre las sociedades precolombinas de nuestro país contribuye a traerse abajo?

Primero que nada, muestra que las esferas de piedra son producto de una sociedad muy compleja; es decir, era lo suficientemente compleja y elaborada para producir estos magníficos símbolos del poder cacical. Los habitantes del bosque tropical lluvioso alcanzaban grados de desarrollo complejo que se manifiestan en esas construcciones -las de las viviendas- y en la calidad de los artefactos.

"Un arqueólogo decía que de las pirámides de Tikal hacia el sur todo era plano. Otro mito: Ricardo Fernández Guardia decía que nuestras sociedades precolombinas eran unos cuantos miles de indios dispersos en el bosque que lo cubría todo; pero no, eran sociedades bien organizadas ubicadas en extensiones muy grandes. El sistema constructivo sugiere que hubo un modelo de cómo construir con técnicas simples, pero eficientes".

¿Por qué si Finca 6 es tan importante, pasó una década sin excavaciones e investigaciones?

Durante muchos años, los esfuerzos se orientaron solo a la protección y conservación de estas áreas. Ha sido un problema de disponibilidad de recursos: es muy poco el presupuesto que tiene el Museo Nacional para investigación. El escaso presupuesto se va en atender denuncias de 'huaquerismo' o destrucción de sitios arqueológicos por construcción de infraestructura.

 

 

 

 

Nuevos hallazgos en finca 6

Costa Rica, Domingo 30 de septiembre de 2007

 

Trabajos realizados en Finca 6 por el Museo Nacional

Excavación revela otra vivienda precolombina en Palmar Sur

 Su estructura es casi idéntica a la casa hallada en el 2005, pero más pequeña

 Tiene importante particularidad: su entrada no está en dirección a esferas

Doriam Díaz | ddiaz@nacion.com

Palmar Sur, Osa. En nuevas excavaciones efectuadas en Finca 6 –donde están las esferas de piedra en su sitio original–, un equipo de arqueólogos del Museo Nacional encontró los restos de una vivienda precolombina que data del año 1.150 después de Cristo y se halla en buen estado de conservación.

Se trata del segundo palenque indígena precolombino hallado en el sitio: el primero se ubica a 80 metros de esta estructura y fue desenterrado en el 2005, también en unas excavaciones científicas del Museo Nacional.

Según Adrián Badilla, arqueólogo encargado de la investigación en Finca 6, la estructura que aparece ahora es idéntica –en arquitectura y sistema constructivo– a la descubierta en el 2005.

No obstante, esta vivienda recién excavada es más pequeña y tiene una particularidad que inquieta a los especialistas: a diferencia de la primera, su entrada no está orientada hacia el noroeste, sino al sureste.

“Este hallazgo viene a cuestionar nuestra hipótesis acerca de que los palenques tenían su entrada hacia la gran plaza de esferas, como nos indicaba la estructura hallada en el 2005. Habrá que hacer más estudios para determinar por qué esta se ubica hacia la dirección contraria”, detalló Francisco Corrales, director del Museo Nacional.

Objetos recuperados. Durante estas excavaciones, Badilla y su equipo han encontrado solo dos objetos: una escultura de figura humana en bulto de 40 centímetros, que son típicas en el delta del Diquís –nombre original del río Térraba–, así como un metate con base anular.

Eso sí, el objeto más curioso relacionado con esta vivienda apareció en 1993 en la esquina sur de la rampa de acceso de la vivienda: una esfera de 1,10 metros.

“La hallaron en 1993 cuando se estaba colocando una tubería y se colocó en otro lugar de Finca 6 por su seguridad. Considerando la simetría de las estructuras, probablemente hallaremos una esfera en la otra esquina”, comentó Badilla.

¿Qué función tenía una escultura , como la esfera de piedra, en la esquina de la vivienda? “Obedece a una cuestión de diferenciación social”, respondió el arqueólogo.

Muy parecidas. Las dos viviendas fueron protegidas por 1,5 metros de tierra y sedimentos dejados por las inundaciones constantes del río Térraba.

Ambas estructuras precolombinas constan de un círculo donde se ubicada el palenque, en el que comían y dormían los indígenas, un pórtico en forma de media luna y una rampa de acceso trapezoidal.

Tanto el círculo como el pórtico son delimitados por muros de 1,5 metros de alto, construidos con piedras de río de 30 centímetros que rematan en la parte superior con cantos rodados de 60 centímetros.

La rampa, que se levanta desde el nivel del suelo hasta los 1,5 metros, tiene la particularidad de que en la orillas está sostenida por piedras de río, pero en el centro está tapizada con piedras calizas.

Según Badilla, esta estructura arquitectónica también se ha encontrado en Rivas de Pérez Zeledón y La Cabaña de Guácimo. Sin embargo, las casas de Finca 6 se diferencian por el uso de distintos tipos de roca en la construcción.

Candidatura pospuesta. Estas excavaciones en Finca 6 continuarán durante algunas semanas, con el fin de obtener más información para comprender la compleja arquitectura de la sociedad cacical que pobló la zona.

Asimismo, la investigación aportará datos para que en un futuro se proponga la candidatura del paisaje cultural del delta del Diquís –tanto lo indígena como la arquitectura dejada por la compañía bananera– al patrimonio mundial de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).

Esa idea está detenida hasta que se mejore el marco legal para proteger la zona, dijo Corrales.

Por ahora, el Museo Nacional trabaja con la Asociación Pro Patrimonio Cultural y Natural del Diquís, y con Surcoop (Cooperativa de Producción Agropecuaria Industrial y de Servicios Múltiples del Sur de Osa-subregión Diquís), en una serie de servicios que se instalarán en Finca 6 para abrir al público este importante sitio arqueológico el próximo año.

 ***

 

Entrevista

Francisco Corrales

Director del Museo Nacional

Edad: 46 años Profesión: Arqueólogo

‘Aprenderemos de los errores en Guayabo’

 Asegura que Finca 6 se podría convertir en otro emblema del pasado indígena del país si se toman decisiones correctas

Por Doriam Díaz

Se pretende abrir al público en el 2008 el sitio arqueológico Finca 6. ¿Está preparada Costa Rica para valorar un nuevo lugar de ese tipo?

Costa Rica está lista para valorar y gestionar mejor su patrimonio arqueológico. Por fin se está reconociendo la importancia de este patrimonio. Lo llamativo no es que ahora se valore, sino que no le hayamos dado importancia hace muchos años.

“Los sitios arqueológicos tienen gran potencial turístico. La oferta natural no es suficiente, hay que mostrar más sobre quiénes somos y de dónde venimos”.

Se ha informado de la emergencia en que se encuentra el Monumento Nacional Guayabo. Si el país no puede mantenerlo en buen estado, ¿cómo hará con otro sitio arqueológico abierto al público?

Es cierto que Guayabo tiene muchos problemas, pero lo positivo es que tiene décadas de estar protegido. Incluso, ese sitio arqueológico ha tenido momentos brillantes en que no solo estuvo bien conservado, sino que también tuvo hasta un museo.

“El problema no es que Costa Rica no esté preparada o que no pueda, el problema es que en Guayabo no se tomaron las decisiones correctas de gestión.

“A diferencia de Guayabo, este sitio sí será administrado por el Museo Nacional y aprenderemos de los errores que se han cometido en Guayabo. Nosotros estaremos presionando para que el Estado dé recursos y mantenga en buenas condiciones Finca 6”.

¿Qué errores se tratarán de evitar en Finca 6?

No vamos a excavar y dejar expuesta una estructura precolombina si paralelamente no tenemos un proyecto de restauración y de conservación. Lo que ahora hacemos es como una biopsia: abrimos un montículo, vemos qué hay y lo cerramos. No lo dejamos expuesto a las inclemencias del tiempo ni a la acción de las visitas si no está debidamente restaurado y conservado.

“Tampoco vamos a exponer el sitio a una visitación exagerada para la cual no está preparado.

“Además, involucraremos a la comunidad para que protejan el lugar al sentirlo como suyo, y para favorecerlos con el desarrollo turístico que se genere”.

¿Finca 6 ya está preparada para recibir visitantes?

A baja escala, sí. Tenemos un grupo de guías locales que atienden a visitantes que desean conocer las esferas. Por supuesto, es una cosa espontánea, no es que la estemos promoviendo aún.

“A partir de que se instalen algunos servicios para la gente, el sitio podrá aceptar más visitantes. Eso sí, siempre será de forma regulada”.

¿En que se pretende convertir a este sitio arqueológico?

En una referencia de la herencia precolombina en el país. Es un sitio con un rasgo distintivo único en el mundo: las esferas de piedra en su alineación original.

¿Pretenden que se vuelva un emblema nacional de la herencia precolombina? ¿Ese lugar no lo ocupa ya Guayabo?

Pretendemos tener muchos emblemas de nuestro pasado indígena. Finca 6 y Guayabo son sitios complementarios necesarios para entender parte de nuestra historia precolombina, cada uno de ellos tiene su particularidad.

“Este será el segundo sitio arqueológico nacional que se abra al público, después vendrán muchos más. Estamos tratando de enmendar un error histórico de no reconocer nuestros sitios arqueológicos y ponerlos a disposición de la gente”.

Fuente: http://www.nacion.com/ln_ee/2007/septiembre/30/aldea1259300.html

 

ANTERIOR MENU SIGUIENTE

Principal / Legado cultural / Máscaras / Esferas de piedra / Galería de esferas / Rincón literario / Blogs / Links