Principal / Legado cultural / Máscaras / Esferas de piedra / Galería de esferas / Rincón literario / Blogs / Links

CONTACTENOS

En busca de la lengua original

BLOG DE COMENTARIOS

18 de marzo de 2007

En busca de la lengua original

De vez en cuando, surgen investigadores capaces de afrontar viejas cuestiones con una mirada nueva. Este es el relato de un atrevido antropólogo que hace confluir las leyendas de Babel y de Atlántida en Costa Rica, y resuelve un antiguo enigma: el origen de las lenguas.

Marisa González    marisagonzalez@nacion.com

De la China a Cancún, desde el Polo Norte hasta el Sur, más de 6.500 lenguas cohabitan hoy en el mundo. Su origen es uno de esos dilemas que ha intrigado a la humanidad durante siglos.

¿Surgieron todas ellas de una lengua común, como sugiere elGénesis en su leyenda de la Torre de Babel? Y si es así, ¿cuál es aquella lengua primigenia y perfecta que luego se dividió en pedacitos de mosaico?

Ivar Zapp, un antropólogo estoniano que lleva más de 30 años en Costa Rica, dice haber encontrado una lógica matemática en el idioma huetar que lo convertiría en la lengua exacta de la que nacieron todas las demás.

Si esto es cierto, como sostiene en su próximo libroLa cifra de la esfera , habría resuelto las preguntas fascinantes sobre el orígen lingüístico que, durante más de 3000 años, han dado lugar a estudios y debates sin éxito.

Pero, ¿por qué Ivar Zapp, nacido en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial, hijo de madre estoniana y padre alemán políglota de 17 lenguas, ha buscado precisamente en Costa Rica la lengua original?

Según Zapp, hasta ahora no se había descubierto esa lengua porque siempre se buscó en el mismo lugar: Europa o Asia.

Él, en cambio, giró la mirada hacia América, y varias pistas le hicieron resolver el enigma.

Encajando piezas. La pieza con la que comenzó la reconstrucción del extraoridinario puzzle , la encontró Ivar Zapp en su investigación sobre las misteriosas esferas de piedra dispersadas por toda Centroamérica.

Tras más de 20 años realizando este estudio, el antropólogo concluyó que existió en Costa Rica una cultura marítima, la huetar, que marcaba sus rutas con esas esculturas, y que llegó a extenderse desde Los Andes hasta el lago de Nicaragua. Para él, esa sería la Atlántida de Platón, un continente-isla con la civilización más antigua del mundo.

Por eso, ahí habría estado el idioma más antiguo, y fue en las viejas lenguas de esta zona donde buscó.

“Me di cuenta de que las lenguas amerindias son las más perfectas del mundo”, afirma el especialista. “Es más, existe unsoftware traductor del español, que usa la lengua aymara como programa puente”, añadió. “El informático que diseñó este programa me dijo que no sabía qué matemática exacta tenía su lengua pero que era precisa. Esa matemática la buscaría yo”. Y, de forma incansable, se puso a investigar la lengua de los huetares, la cultura más antigua que, según él, habitó Atlántida.

Rastreó sus símbolos, los colores que usaban, los restos de aquella lengua que aún hoy conservan los indígenas de Costa Rica… Todo para encontrar una cifra, solo una cifra –al parecer con cierta forma esférica– que resuma el paradigma lingüístico, la lógica con la que surgió la primera lengua hablada por el hombre.

“La lengua nació para orientar al pensamiento, diferenciar la izquierda de la derecha . Por eso, la primera lengua debe tener un principio regidor que permita dicha orientación, un paradigma”, afirmó Zapp. “Para resolverlo asigné a cada uno de los símbolos huetares una de las 26 letras de nuestro alfabeto y a estas, un número. Comencé a jugar matemáticamente con las relaciones lingüísticas y la simbología de esta cultura, hasta hallar la cifra que me hace pensar que es la huetar la lengua primigenia”.

Entonces, ¿esa lengua primigenia es la propia de aquella antigua civilización marítima, Atlántida, que estuvo en Costa Rica hace 10.500 años?

Ivar Zapp contesta afirmativamente, pero detalla que la lengua original es aún más antigua, de hace unos 30.000 años, ya que, según algunos estudios, ese es el período mínimo que se necesita para que la lengua haya llegado al nivel de evolución actual.

Dos meteoritos cayeron, uno en Las Bahamas y otro en el lago de Nicaragua, y terminaron, hace 11.000 años, con aquella cultura anterior. No logró destruir su lengua, que ya había transcendido a otras zonas del mundo sembrando la semilla de los 6.500 idiomas que hoy lo habitan.

Con ese explosivo final, Ivar Zapp cierra su argumento, siempre lejos de versiones oficiales. Como infatigable buscador de alternativas, sí deja las vías abiertas a nuevas investigaciones.

Otras resoluciones

Buscando en la Biblia

Ivar Zappno es el primero que cree haber encontrado la lengua primigenia, la lengua del Paraíso. Basándose en la toponimia de la Biblia, algunos antiguos eruditos del País Vasco, en el norte de España, “demostraron” en sus textos que la lengua con la que se comunicaban Adán y Eva fue precisamente la misma que ellos en ese momento estaban hablando: el euskera.El mismo fenómeno ocurre para el gaélico, el gótico, el flamenco, el sueco y otras muchas lenguas, entre las que se encuentra, por supuesto, el hebreo.

ANTERIOR MENU SIGUIENTE

OPINION

Principal / Legado cultural / Máscaras / Esferas de piedra / Galería de esferas / Rincón literario / Blogs / Links